Acuerdos locales para la compensación por servicios ecosistémicos del bosque en la Región Trifinio

GIZ, Sandra Sebastián
Published: 08 May 2018
Last edited: 25 July 2018
remove_red_eye 613 Views

Summary

La solución es una respuesta desde comunidades de escasos recursos, adyacentes a zonas de recarga hídrica, a la protección y conservación del bosque. Su propósito es establecer acuerdos voluntarios entre usuarios de agua y propietarios de bosque en vista de asegurar la oferta de agua. Parte de la vinculación entre bosque en pie y disponibilidad de agua, sin pasar por alto los otros servicios ecosistémicos del bosque. Una piedra angular de la solución es la contribución monetaria, voluntaria de los usuarios del agua, en un primer tiempo de las comunidades, colectada en un fondo de compensación. Paralelamente, los representantes comunitarios gestionaron colaboraciones con entidades de apoyo. Juntos – comunidades y entidades de apoyo - definieron mecanismos de compensación, tanto monetarios como no monetarios, complementarios al fondo de compensación. El seguimiento y monitoreo de los mecanismos está a cargo de un consorcio de actores conformado entre comunidades y entidades de apoyo.

Classifications

Region
Central America
Scale of implementation
Local
Ecosystem
Forest ecosystems
Freshwater ecosystems
River, stream
Tropical deciduous forest
Tropical evergreen forest
Theme
Adaptation
Ecosystem services
Outreach & communications
Water provision and management
Watershed management
Hazards addressed
Land and forest degradation
Sustainable development goals
SDG 6 – Clean water and sanitation
SDG 15 – Life on land

Location

Esquipulas, Guatemala | La Labor, Honduras; San Marcos, Honduras; Copán Ruinas, Honduras
Show on Protected Planet

Challenges

La Región Trifinio, donde se implementó la solución de forma piloto en 5 microcuencas, es una de las regiones del mundo, con mayor vulnerabilidad a los efectos del cambio climático. Un reto adicional y agudizado es la deforestación y el deterioro de recursos naturales, así como la impunidad frente a delitos ambientales. En muchas comunidades adyacentes a zonas de recarga hídrica, había en teoria organizaciones comunitarias. En la práctica, no estaban activas ni se coordinaban con comunidades vecinas. A su falta de conocimientos técnicos para desempeñar funciones de administración de agua y saneamiento, se juntaban insuficientes capacidades organizacionales. Asimismo no tenían conciencia de la importancia de su actuar para asegurar el abastecimiento en agua. Convencer a hogares de escasos recursos, primeramente a pagar por el servicio de abastecimiento, y luego contribuir a un fondo verde parecía utópico. La afirmación “el agua es gratuita, porque cae del cielo” demandó mucha atención.

Beneficiaries

Comunidades locales de escasos recursos que colindan con áreas de recarga hídrica

En las tres microcuencas piloto se trató de 17 comunidades:

  • 3 en Guatemala con aprox. 800 habitantes, y
  • 14 en Honduras con aprox. 19000 habitantes.

How do the building blocks interact?

Las comunidades protagonistas son aquellas que por un lado aprovechan el recurso hídrico, y por otro lado, interactúan cotidianamente con las áreas donde “nace”. La transferencia de conocimiento y sensibilización sobre la relación entre bosque y agua fue clave para asegurar respaldo y una real apropiación de la solución. El pilar de la solución son las organizaciones comunitarias. En muchos casos, el primer paso fue el fortalecimiento de capacidades para que pudieran desempeñar su papel original. Paralelamente fueron capacitadas y acompañadas en facilitar acuerdos voluntarios entre propietarios de bosque y usuarios del agua. No obstante, las comunidades no cuentan con los recursos necesarios para compensar el potencial uso del bosque. El establecimiento de una red más amplia de actores para dar soporte a la protección del bosque, se hizo por medio de acuerdos institucionales. Con la misma perspectiva de compensar aquellos que protegen el bosque – incluyendo aquí tanto los propietarios de bosque como los habitantes de las comunidades – se negociaron mecanismos con municipalidades, mancomunidades e instituciones especializadas. Los acuerdos institucionales le dieron sostenibilidad a la solución y oportunidad de crecer.

Impacts

El más manifiesto impacto positivo de la solución que se irradia hacia los otros ámbitos, es el profundo cambio de actitud a nivel de las comunidades hacia el medioambiente y en particular el bosque. Las actitudes han cambiado hacia un orgullo frente a los bosques en pie, el reconocimiento de sus servicios, y real preocupación frente a su deterioro. El efecto es, en términos ambientales, una significativa reducción de la presión sobre los bosques (frontera agrícola, incendios forestales), y en algunos casos, la creación o extensión de áreas protegidas. El fortalecimiento de capacidades, tanto a nivel individual como grupal, impactó positivamente el dinamismo y las ambiciones a nivel comunitario, sobre todo en vista de una gestión sostenible de recursos naturales. Cabe además destacar que el fortalecimiento de organizaciones comunitarias y la promoción de una sostenida participación comunitaria, aumentó la cohesión social, tanto en las comunidades mismas como entre comunidades que se asociaron. Así se fortaleció significativamente el tejido social. En términos más concretos, las contribuciones a nivel comunitario sirven de ejemplo para gestionar contribuciones por parte de cascos urbanos. En un caso, ya se incluyó en la factura por servicios de agua un aporte al fondo de compensación de la microcuenca que abastece la zona urbana.

Story

GIZ, Sandra Sebastián

El proyecto nos dio un taller sobre el cobro de tarifas de agua, y allí vimos la necesidad del reglamento. ¡Lo hicimos! En una reunión lo aprobó la comunidad. Con ese reglamento bajamos la morosidad a cero; nos hemos fortalecido como Juntas de Agua. Actualmente dieciséis comunidades formamos la Asociación de Juntas Administradoras de Agua de la Microcuenca Marroquín, ASMAR, que es la estructura más amplia de la microcuenca que se articula con todos los actores.” Rigoberto Guerra, presidente de la Junta de Agua de Sesesmil Primero (microcuenca Marroquin, Honduras)

 

Como presidente de la junta administradora de agua y saneamiento de su comunidad, Rigoberto Guerra ha estado activamente involucrado en la definición e implementación de mecanismos de compensación para asegurar un manejo sostenible de la microcuenca Marroquín, en la cual vive. En las comunidades vecinas y en la suya, ya había habido intentos de implementar formatos para proteger el bosque. Los resultados habían sido mixtos; no habían logrado un compromiso amplio y sostenible. Apuntar a las comunidades de escasos recursos llamó mucho la atención en Marroquín. Con el diagnóstico participativo del estado de la microcuenca hicieron un gran salto de concientización: los habitantes conocieron la microcuenca, y de sus propios ojos vieron que sí se necesitaba actuar. La microcuenca Marroquín es muy fragmentada, sobre todo por el uso agropecuario de la tierra, y ya hubo situación de escasez de agua. Con esta firme base, se les hizo más fácil a las juntas de agua definir con todos los habitantes en asamblea general el canon por suministro de agua y el aporte adicional para el fondo de compensación. La conciencia ambiental también creció en algunos propietarios de bosques, que voluntariamente aceptaron comprometerse a conservar sus bosques. Además del reconocimiento, obtuvieron capacitaciones y material para prevención y control de incendios forestales, árboles para reforestación, y están exonerados de impuestos sobre su propiedad. Al buen ejemplo de las comunidades, siguió el casco urbano de Copán Ruinas, una de las municipalidades abastecidas por la microcuenca. Los habitantes y negocios de Copán Ruinas aportan directamente con el pago de su factura de agua al fondo verde. Actualmente, los habitantes de Marroquín están definiendo lo que se hará con las recaudaciones del fondo verde (por ej. compra de bosque).

Contributed by

Anne-Cathrine Hauch GIZ

Contributors

Raúl López
Experto forestal, GOPA
Pablo Melgar
Técnico forestal, GOPA
Anna-Katharina Rindtorff
Directora del Programa Bosques y Agua, GIZ
Adriaan Vogel
Coordinador del Programa Bosques y Agua, GOPA
Danilo Bueso
Coordinador del Programa Bosques y Agua, GOPA